Rodríguez, Isabel Archivo Histórico Nacional, INQUISICIÓN, 3732, Exp.274

Rodríguez, Isabel

Archivo Histórico Nacional, INQUISICIÓN, 3732, Exp.274

 

Esta causa se ha seguido en el tribunal de Sevilla, contra Isabel Rodríguez, vecina de Constantina, de estado viuda, de edad de 33 años, por JUDAISMO. Viene al Consejo con el voto del Tribunal

Tiene contrario 3 testigos en la forma siguiente:

Diego Pablo de Oliberos; en dicha declaración del año 1756 del testigo, acusó a sus hermanos Fernando y Bernardo de Rodríguez de observar la ley de Moisés.

Manuel del Mercado. Dijo que Fernando de Zamora, cuñado de Isabel, le dijo al testigo que él era observante pues pasaba todos los días por Constantina para ver a su hermano. El testigo, con afecto le dio el pésame de la muerte de Luis Zamora, su marido, a lo que respondió que como a otras saludaba el pésame, a ella le podía dar la enhorabuena, porque su marido daba limosnas a los frailes de S. Francisco para misas, todo cuanto tenía en la tienda y que no observaba la ley de Moisés. Poco antes de morir llamó a un religioso de S. Francisco, el cual, vino cuando ya había muerto, y todos le dieron las gracias.

Como ellos eran observantes quizás descubrieron los parientes de Villanueva. El testigo respondió que miraba por todos ellos diciéndolo por todos los observantes. Que habiendo vuelto a Villanueva le refirió, el testigo, a Fernando Zamora todo lo que había pasado, lo que respondió que su hermano nunca hubo firmado la ley de Moisés.

Fernando Zamora, citado, contesta en el encargo, haber dicho al testigo anterior, que como se había dicho eran observantes. Contario a su hermano Bernardo, niega las duras individualidades; después confesó que esporádicamente, se había declarado por creyente y observante de la ley de Moisés.

Ella contestó que fue engañada hasta la muerte de su marido. El Consejo decide “votarla” llevándola a tormento.

Diósele tormento: Y después de la segunda vuelta de mancuerna, CONFESO que su marido le dijo que la ley antigua era mejor, que lo creyó por entonces y que después le dijo que su hermano Fernando era JUDIO y que estaba fuera de Constantina.

Ambos quedaron declarados JUDIOS. Su hermano Bernardo estaba presente en la declaración. Convino en lo mismo. Rezaron la ley de Moisés en un libro que tenía su marido y que fue entregado, después, a Pedro Gómez, vecino de Constantina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s